Blog

Cómo limpiar una campana extractora de techo

Contenidos en esta entrada:

Estos modelos llaman la atención a la par que pasan desapercibidos. Las campanas extractoras encastradas en el techo de la cocina se han convertido en objeto de deseo y duda de muchas personas que se plantean hacer una reforma. Eso sí, una misma pregunta siempre resuena en sus cabezas. No es otra que la de cómo limpiar una campana extractora de techo. ¿Tú también te la haces?

¿Qué es una campana extractora de techo?

Lo primero, para todos aquellos que no las tengan muy bien ubicadas, hay que saber que son campanas que van directamente metidas en el techo de la cocina. De esta manera generan una sensación de amplitud espectacular, especialmente en cocinas abiertas o con isla, sin encontrarnos ningún obstáculo visual en nuestro camino. 

Facilitan mucho la visión del resto de la cocina, comedor o salón, dependiendo de vuestra distribución. Esto las hace una opción estética magnífica. ¿Queréis ver algún ejemplo? Aquí los tenéis: 

Eso sí, cuando nos planteamos cómo desinfectar la cocina y llegamos a este punto pueden surgir dudas sobre cómo limpiar una campana extractora de techo. ¿Las resolvemos?

Descubre cómo limpiar una campana extractora de techo

Agua y bicarbonato para limpiar los tubos interiores

Poner un par de cazuelas a calentar con agua y bicarbonato hará que estos vapores, al calentarse y encender la campana, empiecen a pasar por ella. La acción desengrasante del bicarbonato hará que se empiece a deslizar la grasa por la campana. Procura, si retiras las ollas, tapar bien la vitrocerámica o fogones para no llenarlos de esa grasa. 

Limpieza de los filtros

Sencillamente, usa un buen desengrasante. También puedes echar mano de las típicas mezclas de vinagre y agua, pero para los filtros de las campanas yo esta vez te recomiendo productos industriales, son muy famosos, no creo que diciéndote el nombre de ninguno te descubra nada nuevo. 

Lo único que tienes que hacer es retirarlos, luego los puedes impregnar en desengrasante y  ponerlos en agua caliente. Mientras los productos hacen efecto reparte el producto desengrasante por la parte interior de la mampara y frota bien con una esponja. Aclara con agua y una bayeta limpia y deja todo reluciente. Cuando lo tengas, frota bien los filtros, acláralos con agua limpia y vuelve a ponerlos.

¿Qué hay que tener en cuenta para limpiar una campana extractora de techo?

Saber cómo limpiar una campana extractora de techo es exactamente igual que limpiar un modelo convencional con una salvedad: tendrás que echar mano de una escalera. Por lo tanto, es importante tener esto en cuenta, especialmente si hablamos de hogares de personas con movilidad reducida.

A pesar de ser modelos más estéticos, el inconveniente sería que son más difíciles de limpiar en términos de accesibilidad. Incluso si quieres gozar de las ventajas estéticas de estas campanas, siempre puedes contratar profesionales para que realicen la limpieza y desinfección de esta parte de vez en cuanto. Lo que nos lleva irremediablemente al siguiente punto.

¿Cada cuánto limpiar una campana extractora de techo?

Un buen mantenimiento hará que saber cómo limpiar una campana extractora de techo no tenga misterios para ti. Hazlo cada mes o cada dos meses para evitar que la grasa se incruste, si lo dejas pasar costará muchísimo más sacarla, pudiendo incluso dañar piezas interiores.

Como en todos los elementos de casa, darles un mantenimiento periódico hará que tenerlos limpios sea mucho más sencillo, invirtiendo menos tiempo y esfuerzo, aunque pueda parecer lo contrario. Esto es bueno para los materiales, ampliando la vida útil de electrodomésticos y otros objetos que no tienen por qué ser electrodomésticos. ¿Un ejemplo? La mampara de ducha.

Ahora que sabes cómo limpiar la campana encastrada en el techo y que su única dificultad la define la altura puedes tomar una mejor decisión. ¿Te viene bien este modelo? ¿Te decidirías a instalarlo o prefieres un modelo más convencional pero de corte moderno? 

Las posibilidades son muchas, saber cómo elegir bien depende de ti. No importa si quieres una cocina negra, una rústica azul o una blanca y luminosa siempre que adaptes todas tus elecciones a tus necesidades y presupuesto, ¡consulta siempre antes de elegir y mira pros y contras!

Compartir

Twitter
Facebook
Pinterest
WhatsApp
Telegram
LinkedIn

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres ver más entradas como esta?

También te puede interesar

¿Quieres saber quién está detrás del blog?

Pasión y dedicación en cada palabra