Blog

Cómo limpiar una vela sucia de manera sencilla

Contenidos en esta entrada:

Las velas son uno de los principales elementos decorativos en nuestros hogares. De por sí son bonitas y nos proporcionan nuestras fragancias favoritas, haciéndonos sentir confortables en nuestro hogar. Pueden dar ambiente gracias a su luz y son uno de los elementos favoritos de los que disfrutan de un baño relajante. Pero… hay un problema, ¿qué pasa cuando se llenan de polvo? No te preocupes, que te cuento cómo limpiar una vela sucia.

Cómo NO limpiar una vela

Antes de nada te voy a decir lo que NO debes hacer nunca para limpiar una vela. Leo en un montón de sitios que para limpiar una vela hay que frotarla con alcohol, pero si nos llevan toda la vida diciendo que no pongamos el alcohol cerca de objetos inflamables, ¿por qué íbamos a impregnar con alcohol un objeto que literalmente prendemos en fuego? 

Aunque el alcohol con el paso del tiempo se evapore lo mejor es que no lo hagas, no serías el primero ni el último que enciende una vela tras limpiarla con alcohol y tiene un disgusto. Así que, ahora sí, vamos a ver cómo limpiar una vela sucia de manera sencilla y segura.

Cómo limpiar una vela sucia en 5 tips

Con un paño de nylon húmedo

Un paño de microfibra o uno de nylon deberían ser suficientes para quitar el polvo de la vela siempre y cuando no lleve mucho tiempo acumulándolo. No te recomiendo otro paño porque de lo contrario lo que haríamos, en lugar de eliminar el polvo, sería ir dejando más fibras pegadas a la vela y, desde luego, no queremos eso.

Con unas medias viejas

Si con el anterior consejo no vale, el que te cuento ahora te dejará un tanto sorprendido. Si tienes unas medias o calcetines tipo media por casa que ya no uses, acabas de encontrar el objeto ideal para saber cómo limpiar una vela sucia llena de polvo. 

Mete la vela por la abertura de la media y ve frotando suavemente, la tela de la que está hecha la media irá limpiando y eliminando el polvo sin dañar lo más mínimo la cera de la vela. ¡El resultado será maravilloso!

Con aceite

No es mi opción favorita, pero es una opción. Si mojas un poco de aceite en el paño de nylon y lo pasas por la vela las motas de polvo se irán despegando. Después vuelve a repasar con el paño seco y debería quedar reluciente. 

Con agua fría

Una manera nada invasiva de saber cómo limpiar una vela sucia, y además que no te costará esfuerzo alguno, es dejar las velas que tengan mucho polvo acumulado dentro de un cubo de agua fría. Esto último es importante, el agua no puede estar caliente o dañaremos las velas. Cuando las saques, seca con un paño de microfibra para eliminar el exceso de polvo y de agua. Quedarán relucientes, como si fueran recién compradas. Eso sí, deja que se sequen bien antes de ponerlas en los muebles porque pueden dejar manchas y no queremos arreglar una cosa para estropear otra.

Jabón y cepillo de dientes

Si la vela tiene mucho polvo acumulado puedes usar un cepillo de dientes suave, un poco de jabón neutro y una bayeta para limpiarla después. Solo tendrás que aplicar un poco de jabón neutro en la zona que quieras limpiar y con suavidad ir pasando el cepillo para que arrastre el polvo, no aprietes o marcarás la cera. Después, retira el sobrante con la bayeta limpia y te quedará perfecta.

Al final, como en todos los consejos de limpieza, cuanto más a menudo limpies la vela, mejor. Si además la usas de adorno, pásale el paño con frecuencia y menos polvo cogerá y más sencillo te resultará mantenerla limpia. Si las enciendes y consumes de manera frecuente seguro que no tienes este problema, pero si por el contrario tardas un poco en usarlas y no las utilizas tampoco como decoración, lo mejor es guardarlas en un lugar fresco y seco. Ya sabes cómo limpiar una vela sucia, deshazte del polvo y disfruta de su apariencia como si la hubieras comprado hoy mismo.

Compartir

Twitter
Facebook
Pinterest
WhatsApp
Telegram
LinkedIn

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres ver más entradas como esta?

También te puede interesar

¿Quieres saber quién está detrás del blog?

Pasión y dedicación en cada palabra