Blog

Integrar una vinoteca en la cocina: diseños para todos los paladares

Contenidos en esta entrada:

Blancos, tintos, rosados, espumosos, crianzas, reservas… El mundo del vino es amplio y exquisito. Si eres enófilo seguramente alguna vez te has planteado cómo integrar una vinoteca en la cocina y no es para menos. Tener a mano y bien conservadas tus botellas para una ocasión especial es un lujo al alcance de aquellos que han decidido poner una cocina con vinoteca, ¿tú también quieres?

¿Qué es una vinoteca?

Pero como siempre, antes de nada… Una vinoteca es un establecimiento dedicado al vino, en el que se puede entrar y probar diferentes caldos, pero ¿qué sería una vinoteca en la cocina? En este caso me estoy refiriendo a un espacio dedicado a la conservación del vino en nuestra casa.

Este se compone, precisamente, de una vinoteca encastrable en la cocina, que no es otra cosa más que una nevera especial para vinos que mantiene el producto en la temperatura y humedad adecuadas para poder conservarlo bien. Las botellas han de estar tumbadas, ya que así el corcho está en contacto con el vino, algo necesario para evitar que se oxide. Pero todavía hay más… 

¿Cómo tiene que ser una vinoteca integrada en la cocina?

Realmente, con dedicar un hueco a la nevera entre nuestro mobiliario podríamos decir que ya sabemos integrar una vinoteca en la cocina, pero quiero ir un paso más allá. Desde luego el hecho de que te quepa la nevera para vinos ya es todo un logro, pero reservarle un rincón completo es todavía mejor. Además, conviene conocer algunos trucos:

  • Es mejor que esté alejada de otros electrodomésticos por dos razones principales: vibración y cambios de temperatura. Aunque parezca mentira, estos dos factores pueden influir mucho en la calidad del vino. De hecho, las vinotecas llevan incorporado un sistema para no vibrar y que no se dañe el vino.
  • Lo ideal sería que no esté expuesta a una fuente de luz constante, el vino se conserva mejor a oscuras.
  • Las vinotecas para cocina tienen integrado un filtro de carbono para evitar que entren olores, así que alejar su instalación de otras fuentes de olor, propias de una cocina, será mejor para su conservación.

Como ves, hay muchos factores que pueden tener influencia en la correcta conservación del vino. Si tienes suficiente espacio y eres amante de esta bebida, es hora de que sepas cómo instalar una vinoteca en la cocina o bien en un rincón exclusivo dedicado totalmente a ella.

6 ejemplos de cómo integrar una vinoteca en la cocina

Escondido tras una puerta

Si tienes un espacio con mucha luz, quieres instalar una vinoteca en la cocina y quieres evitar que dañe tus botellas nada mejor que esconderla tras unas puertas. Bien sabrás que las puertas correderas con herraje visto nos valen para ocultar espacios maravillosos, ¿por qué no elegirlas? De todos modos, siempre puedes poner cualquier otro tipo de puerta que, cuando se abra, ilumine la cara de todo el que vea lo que hay dentro.

Integrado en la cocina

En este caso disponer de un gran espacio nos facilita, como comentaba antes, integrar una vinoteca en la cocina. En este caso pasa bastante desapercibida, formando parte del diseño de la propia encimera como un electrodoméstico más, aunque destaca bastante el espacio reservado para las copas y botellas en la parte de arriba. Bonito, sencillo y funcional.

Mobiliario específico

Si tienes hueco suficiente en tu casa para dedicarle un rincón completo será mucho mejor que una vinoteca integrable sencilla. Como ves, aquí se ha realizado el mobiliario a medida, incluso se ha hecho un hueco en la pared para que entre la nevera completa (lo indican en comentarios en su cuenta de Pinterest). La pequeña encimera y los botelleros de la parte superior acaban de darle el toque definitivo.

Con nevera vertical

Lo confieso, me encanta esta manera de integrar una vinoteca en la cocina. Con el simple hecho de cambiar el formato tradicional de la propia nevera para vinos creo que se gana en apariencia. Además, el resto del mobiliario es precioso, los acabados en metal, ya sean los negros o los dorados, quedan espectacular y el pequeños grifo y fregadero en la encimera ya acaban de dar ganas de abrir una botella. A lo mejor no es tan buena idea poner una cocina con vinoteca… 

Junto con el rincón del café

Ya lo comenté cuando hablamos del rincón del café hace bien poco: mezclar estos dos espacios es bastante común. Desde luego muchas veces no se puede tener espacio para todo y si no eres capaz de elegir entre una vinoteca en la cocina o un coffee corner… ¡haz un dos por uno!

Completo rincón

Para rematar os confieso que he dejado para el final el ejemplo que más me gusta sobre cómo integrar una vinoteca en la cocina (junto con el de la nevera para vino vertical). Para mi gusto es original, elegante, el botellero vertical para las botellas que vamos a tardar más en consumir es precioso y la encimera y los revestimientos junto con el mobiliario de madera son perfectos. 

¿Cuál sería vuestro ejemplo de vinoteca en la cocina favorito? ¿Pondríais una? Desde luego que teniendo espacio yo estaría ya encargando esa nevera vertical para crear un espacio especial para tomar algo.

Compartir

Twitter
Facebook
Pinterest
WhatsApp
Telegram
LinkedIn

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres ver más entradas como esta?

También te puede interesar

¿Quieres saber quién está detrás del blog?

Pasión y dedicación en cada palabra