Blog

Microcemento: problemas, causas y soluciones

Contenidos en esta entrada:

El microcemento parece un material novedoso en construcción o reformas, pero nada más lejos de la realidad. Eso sí, como se ha puesto de moda ahora son cada vez más los interesados en conocerlo y aplicarlo. De todos modos, antes de lanzarte a la piscina, no está de más que conozcas las características del microcemento y problemas que suele presentar. ¿Te apuntas?

¿Qué es el microcemento?

Como su propio nombre indica, el microcemento es un compuesto de cemento, aditivos, resinas e incluso pigmentos que se utiliza como revestimiento. Su particularidad es que se aplica de manera continua, por lo que no existen juntas o divisiones en su superficie.

Se tiene que aplicar in situ, no como otros materiales continuos como podría ser el Solid Surface, que se realiza en fábrica. Por lo tanto, ya vemos cómo entraña una dificultad añadida, tiene que quedar bien cuando lo realices porque además el resultado será único, y nunca mejor dicho. 

¿Qué durabilidad tiene el microcemento?

Bien aplicado y cuidado el microcemento tiene una durabilidad muy muy alta, por lo que no deberías preocuparte sobre tener que sustituirlo rápido. De este modo, estarías amortizando muy bien la inversión.

¿Cómo se limpia el microcemento?

El mantenimiento es importante para que el microcemento no tenga problemas con el paso del tiempo. Con un paño o fregona con agua y jabón neutro lo tienes solucionado. Es muy importante que no uses productos industriales abrasivos sobre esta superficie, ya que lleva impermeabilización que no quieres eliminar porque de lo contrario pueden aparecer los temidos inconvenientes del microcemento.

¿Cuánto cuesta poner microcemento?

Siempre dependerá de la calidad y el profesional, por lo que podemos encontrar varios precios para esta aplicación. Si eliges una opción muy barata de microcemento el problema es que quizá no estés adquiriendo un gran producto. El importe oscila entre los 40 y los 100 euros el metro cuadrado, por lo tanto, revisa bien varios proveedores y elige el que mejor encaje con tu presupuesto, pero sin dejar de lado los resultados. Comprueba las opiniones de otras personas o incluso revisa sus redes para observar si suben trabajos realizados, así te podrás hacer una mejor idea. 

baño de microcemento

¿Qué ventajas tiene el microcemento?

Durabilidad

Cuando conseguimos un acabado bien realizado la durabilidad no será un problema del microcemento, ¡todo lo contrario! 

Estética

Si quieres instalar este elemento es que sabes perfectamente cómo queda y te gusta. Su estética es moderna, actual, da espacios muy bonitos gracias a esa carencia de juntas y además, como admite pigmentación, las posibilidades son muchas más de las que se piensa.

Resistencia

El microcemento resiste bien el paso del tiempo, soporta altas temperaturas, humedad y rozaduras, por lo que estará en buen estado durante mucho tiempo.

Mantenimiento

Para que dure bien en perfecto estado hay que mantenerlo y una de las ventajas del microcemento es que es muy sencillo, solo necesitas agua y jabón neutro

Microcemento: problemas más comunes

Ahora que conoces todas las particularidades de este material podrás ver cómo los problemas del microcemento tienen en realidad mucha lógica. Vamos a conocerlos. 

Preparar la superficie para la aplicación

Si bien es cierto que el microcemento se puede instalar sobre cualquier superficie, si esta es inestable, irregular o no está bien compactada tendremos problemas. Vamos con un par de ejemplos. Para revestimientos en paredes, si se instala sobre azulejos (lo cual es posible) y alguno de estos está suelto, puede provocar problemas al microcemento con el paso del tiempo o incluso en el momento de aplicar las capas.

En el caso de suelos, si lo aplicamos sobre un firme que sea inestable, estamos tentando a la suerte, lo suyo es nivelarlo y poner una malla de refuerzo para posteriormente aplicar bien el material.

Plazo de instalación

La instalación a muchos se le hace tediosa pues es necesario aplicar una capa, esperar a que seque bien, aplicar otra capa y así hasta el que el resultado sea satisfactorio. Normalmente, si no hay problema, serían unas 3-4 capas. Por lo tanto, el proceso se puede alargar durante días, incluso más de una semana, cosa que muchos usuarios no están dispuestos a soportar. 

Fisuras o grietas

Si el material es de mala calidad, no se espera lo suficiente entre capas, la superficie sobre la que se instala no es buena, hay muchas vibraciones en el lugar de instalación (por ejemplo que se esté poniendo en un baño y en la estancia de al lado se siga con la obra, temblores del edificio o similar), o los cambios bruscos de temperatura en el microcemento hacen surgir los problemas más comunes: grietas, fisuras, decoloraciones y burbujas.

La solución para esto pasa por un buen proceso de instalación, cuidar el entorno, contar con microcemento de buena calidad y con profesionales cualificados. Es un proceso delicado porque como decíamos al principio carece de juntas, lo que suele ayudar en todos los materiales, pero aquí no contamos con esa ventaja. 

Manchas

El microcemento lleva diferentes compuestos que aseguran su impermeabilidad, de lo contrario se mojaría y absorbería todo. Si es de mala calidad y sus compuestos no son los adecuados este se te va a manchar. Algo que también puede ocurrir si lo limpias con productos abrasivos. 

Contar con profesionales

Desde luego que contar con profesionales no es un problema del microcemento, pero si contratas a cualquiera para su aplicación empezaría el dolor de cabeza. Contrasta siempre las actividades de la empresa, busca opiniones de clientes reales y comprueba incluso si tienen trabajos realizados publicados en su web o redes sociales. 

¿Se puede arreglar el microcemento?

Ahora llega la pregunta más crucial de todas, ya hemos sufrido uno de los problemas del microcemento, pero ¿se puede arreglar? La cuestión es que al ser este material continuo y sin juntas para poder realizar una corrección de algún desperfecto tendremos que volver a aplicar el tratamiento, al menos en una gran parte de la superficie, para que se note lo menos posible ese “parche” que le estamos metiendo. 

Ya conoces el microcemento y los problemas más comunes que pueden aparecer durante su instalación y después de ella. ¿Te animarías a poder este tipo de suelo o revestimiento en tu casa?

Compartir

Twitter
Facebook
Pinterest
WhatsApp
Telegram
LinkedIn

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres ver más entradas como esta?

También te puede interesar

¿Quieres saber quién está detrás del blog?

Pasión y dedicación en cada palabra