Blog

Tipos de colchones: ¡conócelos y duerme a pierna suelta!

Contenidos en esta entrada:

Si no estás durmiendo como un bebé pueden ser dos cosas: algo te preocupa o tu colchón está en las últimas. Para lo primero creo que no tengo la solución, aunque podríamos verlo, quizá solo necesites hablar con alguien. Para lo segundo, que es lo que me pasó hace algunas semanas, sí que te puedo ayudar y es que, cuando mi cama dejó de volverse cómoda, descubrí que hay varios tipos de colchones y que elegir es todo un proceso.

Si te toca escoger deprisa y corriendo puede que conocer de sopetón todos los tipos de colchón que hay ahora mismo en el mercado te abrume un poco. Así que, si empiezas a notar que te despiertas cansado, con dolor de cuello o espalda, o que te despiertas mucho a media noche, es mejor que leas ya esta guía sobre las diferentes clases de colchón y empieces a dormir a pierna suelta ¡pero no leyendo este post!

Clases de colchones de diferentes materiales

Colchones de espumación HR

Quédate con este nombre raro, que no será la única vez que lo veas entre los colchones de diferentes materiales. La espuma High Resilence es la que compone estos modelos y seguro que ya la conoces: es la que hace que, cuando te tumbas en un colchón este se adapte a tu cuerpo y que, cuando te levantas, este vuelva a la posición inicial. 

Son buenos modelos de colchón porque como la espuma se adapta y absorbe los golpes, si tienes a alguien al lado que no para de moverse no te enterarás y, si te enteras, puedes optar por el método tradicional de mandarle al sofá porque eso ya sería un caso perdido. En cualquier caso, como son bastante adaptables, también son buenos modelos si alguien en tu casa necesita una cama articulada

En este tienes que tener en cuenta otra cuestión fundamental y es que dependiendo de la densidad de la espuma HR nos encontraremos con un nivel de firmeza u otro. Por lo tanto, a menor densidad más blandito será el colchón y a mayor, pues más firme. Tendrás que encontrar el que te guste, pero se recomienda que sea por encima de los 30 Kg. 

Dentro de estos tipos de colchones también tienes que tener en cuenta que los tienes de dos clases: 

  • Poro abierto: es mucho más transpirable, pero más blando.
  • Poro cerrado: menos transpirable, más duro. 
colchones de espuma hr
Capas de un colchón de espuma

Colchones de látex

Dentro de los tipos de colchones que me explicaron en la tienda este me resultó muy sencillo de entender. Existen dos modelos de colchones de látex: naturales o sintéticos. Como ya sabrás a estas alturas de vida, el látex es un material muy adaptable y flexible, por lo que son modelos, como en el caso anterior, que se pueden amoldar perfectamente a camas articuladas. 

Su firmeza, por lo general, es media o tirando a baja, dependiendo de gustos. Otra de las características del látex es que es un material muy poco transpirable, por lo que si de noche sudas mucho o vives en climas muy cálidos o húmedos, este desde luego no es el modelo de colchón que estás buscando.

Colchones de viscoelástica

Seguramente de estos tipos de colchón ya has escuchado hablar ¿pero sabes qué características tiene? Pues eso mismo me pasó a mí, que no tenía idea e hice un máster en un momento sobre los colchones de diferentes materiales.

Resulta que los colchones de viscoelástica no son colchones de viscoelástica. Me explico, no es posible que hagan colchones al cien por cien con este material porque no es nada consistente, lo que tiene sus pros y sus contras.

En estos tipos de colchones lo que hacen es meter en el núcleo del colchón otro material, por ejemplo la espumación HR que comentábamos al principio, lo que ya los hace suficientemente consistentes.

Lo que ocurre es que la viscoelástica tiene las propiedades de adaptabilidad que comentábamos al principio, se adapta a tu forma pero cuando te levantas la recupera, lo que lo hace ideal para ajustarse a tu cuerpo. También proporciona lo que se llama buena independencia de lechos, vamos, que no notas a quién tienes al lado.

Para elegir este tipo de colchón tienes que probar varios pues, dependiendo de su núcleo, tendrá dureza baja, media o alta, así que tendrás que pensar cómo duermes mejor. 

Colchones de muelles

Si pensabas que con tres tipos de colchones era suficiente, te falta el plato fuerte, los colchones de muelles que, a su vez, ¡son de otras tres clases de colchones! Imagina probarlos todos en una tarde, ya no sabes en cuál se duerme mejor, ¿no crees? Vamos a conocerlos, que seguro que te ayuda.

Muelles bicónicos

Los colchones de muelles de toda la vida. También se llaman colchones de muelles Bonell, por si te lo encuentras por ahí. Se llaman bicónicos por la forma que tienen y hay cientos colocados de manera individual, pero unidos a través de hilos de acero. Dan poca independencia de lechos, vamos, que si te mueves tú se mueve tu pareja. ¿La verdad? Más económicos pero de peor calidad, yo te recomiendo que sigas leyendo si es para dormir en pareja y que si es para cama individual y tienes poco presupuesto te lo pienses. 

Muelles de hilo continuo

A diferencia del caso anterior, en lugar de ser muelles individuales que luego van unidos, aquí todos los muelles están hechos con el mismo hilo de acero, de ahí su nombre. Seguro que estos tipos de colchones los tienes en mente también, el muelle de metal ocupa toda la estructura, seguramente que puedas visualizarlo y si no puedes, mira esta imagen de Wikipedia. Es mejor que los colchones tradicionales, son más duraderos y más confortables

Muelles ensacados

Ya acabamos con los tipos de colchones y con el modelo con muelles más moderno. En este caso se distribuyen de manera individual, no van unidos, van en “compartimentos de tela” individuales. Por lo tanto, como solo “presionas” los muelles sobre los que estás y no están unidos con el resto de muelles son cómodos para dormir en pareja

Además, como el núcleo es de muelles, son colchones mucho más transpirables que otros modelos, perfecto si hace calor o vives en climas húmedos. El recubrimiento del colchón puede ser de diferentes materiales, pero suelen ofrecer una firmeza media o alta, adaptándose a tu cuerpo. 

Ya conoces los diferentes tipos de colchones que hay en el mercado, o al menos los principales, ¿te haces alguna idea de cuál puede encajar contigo? Saber cómo elegir colchón es otra tarea compleja pero conociendo los colchones de diferentes materiales y sus características tienes medio camino hecho. Mientras ¡puedes intentar adivinar cuál compré yo!

Compartir

Twitter
Facebook
Pinterest
WhatsApp
Telegram
LinkedIn

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres ver más entradas como esta?

También te puede interesar

¿Quieres saber quién está detrás del blog?

Pasión y dedicación en cada palabra