Blog

Vestir una cama estilo nórdico para el invierno: duerme entre algodones

Contenidos en esta entrada:

Si deseas vestir una cama estilo nórdico sabes muy bien lo que estás buscando. Has visto imágenes y esa sensación cálida y confortable no se borra de tu mente, por lo que quieres replicarla en tu habitación. No es para menos, desde luego esta es una de las mejores ideas para hacer tu casa más acogedora.

Otra de las grandes cosas que tiene esta idea es que vestir tu cama con estilo escandinavo es que es una inversión duradera, así que lo amortizarás bien con un par de buenos juegos. Incluso puedes utilizar estas ideas para decorar una casa de alquiler y marcar la diferencia, pero, antes de nada, ¿qué tienen de particular las camas en el norte de Europa?

¿Cómo son las camas nórdicas?

Si has estado alguna vez en algún país escandinavo es posible que te hayas dado cuenta. Por norma general ellos no usan un solo colchón, usan dos individuales que, estando uno al lado del otro, forman la cama de matrimonio.

Esto desde luego tiene muchas ventajas y la principal de ellas es poder elegir el colchón adecuado en función de nuestras necesidades físicas. Otra podría ser que, al ser módulos separados, la independencia de lechos es total, siendo cómodo incluso cuando tu pareja tiene noches movidas. 

Otra particularidad es que, para unir ambos colchones, hay un elemento que nos vale para vestir una cama estilo nórdico y unificarla: una pequeña colchoneta del tamaño total de ambos colchones. Esto hará que no se note nada la separación entre ambos, perfecto para cuando alguno de los dos queda en medio. Además, aporta una capa más de confort.

Aunque en tu caso no tengas dos colchones separados puedes igualmente vestir tu cama con tendencia escandinava, esto no es más que una curiosidad, ¡por si quieres ser nórdico 100%!

vestir una cama estilo escandinavo

¿Cómo vestir una cama estilo nórdico para el invierno?

Ropa de cama

Lo más importante a la hora de saber vestir una cama estilo nórdico es hacernos con todos los elementos necesarios, serán los siguientes:

  • Cubre canapé: Aunque muchos de nosotros no los usemos, a la hora de diseñar una cama escandinava es de lo más habitual. Es sencillamente una pieza de tela que se coloca precisamente cubriendo el canapé. Esto tiene sus ventajas, por ejemplo si el color de la madera no encaja con nuestra decoración actual, elegimos una tela de color acorde y arreglado.
  • Cubre colchón: Poca explicación necesitas, es más un elemento necesario que decorativo.
  • Sábana bajera: Imprescindible para cualquier tipo de conjunto de cama que queramos poner.
  • Edredón y funda nórdica: Si queremos diseñar una cama escandinava nos decantamos por esta pieza, ya sea uno o dos edredones nórdicos. Aquí podemos jugar con varias cosas: si los queremos individuales o del ancho total, si vamos a querer uno grueso o incluso dos finos… Existen muchas posibilidades.
  • Cubre almohadas: aunque este suele ser un elemento más funcional que estético aquí tiene las dos vertientes. Son absolutamente necesarios en cualquier tipo de estilo de cama pero en este estilo serán visibles, así que tienen que estar perfectos.

Ten en cuenta que para vestir una cama estilo nórdico usamos las típicas fundas y por lo tanto no necesitas sábanas, así que puedes olvidarte de ellas, solo necesitarías la bajera. También considera que, si pones la colchoneta de la que te hemos hablando antes, también necesitarás las fundas adecuadas para ella, no la puedes usar tal cual, necesitas un cubre funda y una sábana ajustable a la colchoneta, como si fuera una bajera pero para este formato más reducido. 

Complementos

Además de lo mencionado anteriormente, como complementos vamos a necesitar dos objetos de manera obligatoria: 

  • Cojines: Pondremos varios cojines, en diferentes formatos, colores y texturas para dar a la cama una sensación acogedora. Son imprescindibles.
  • Mantas decorativas: las mantas decorativas sobre la cama, o incluso en sofás, encajan muy bien y le dan una sensación de lo más cálida y acogedora a la estancia, no pueden faltar.

La superposición de capas es un must en este tipo de decoración de cama, así que no tengas miedo en añadir capas. Puedes incluso cambiar la manta por algún tipo de colcha fina, siempre que uses solo un nórdico. Haz que encaje tanto en textura como en color. Al final, este tipo de composición a la hora de vestir una cama estilo nórdico es lo que nos regala esa sensación acogedora. 

Colores

Si recuerdas cuando hemos comentado el estilo nórdico en otras ocasiones decíamos que el blanco será la base para todo o casi todo. Dependerá en gran medida de cómo tengas pintadas las paredes, pero los tonos predominantes de tu cama han de ser: blanco, grises o azul marino.

Después podremos combinarlos con otros tonos para darle ese toque estético que necesitamos: podrían ser colores beige, perfecto para un dormitorio beige y blanco, tonos más llamativos como ocres tirando o amarillos, verdes o incluso tonos tierra más intensos. 

colores cama nórdica

Piensa en aplicar los primeros tonos a las masas de color más grandes, como el edredón. Las notas de color tienen que combinar con otros elementos del cuarto y las usaremos en mantas y cojines. Para vestir una cama estilo nórdico acogedora no puedes perder de vista el resto del espacio, hay que hacerla encajar.

Tejidos

Los tejidos naturales como el algodón, el lino o la lana serán los que predominen, el primero para edredón, sábanas y otra ropa de cama, el resto para las capas superiores y cojines.

No tengas miedo de elegir alguna manta decorativa con pelo largo, o incluso en cojines y alfombras, no importa, estas también pueden encajar a la perfección al vestir una cama estilo escandivano de invierno, aporta calidez visual. También puedes elegir mantas de lana trenzada, que se adaptan a este y otros estilos de manera ideal así que no tendrás problema en reutilizarlas si al tiempo deseas un cambio de estilo. 

Si quieres una cama confortable a más no poder no dudes en vestir una cama estilo nórdico para este invierno. Recuerda otra cuestión muy importante: a la hora de hacer esta cama no se cubren nunca las almohadas, ya sean las de uso diario o los cojines decorativos. Siempre puedes darle una vuelta a la funda nórdica, que quede más acolchado justo bajo la línea de cojines. Por debajo de este espacio coloca la manta de manera perpendicular o bien en la esquina y disfruta de cama invernal. ¡Dormirás como un bebé!

Compartir

Twitter
Facebook
Pinterest
WhatsApp
Telegram
LinkedIn

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres ver más entradas como esta?

También te puede interesar

¿Quieres saber quién está detrás del blog?

Pasión y dedicación en cada palabra